Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

Inicio Facebook twiter Contáctenos

 Domingo de Pascua del Buen Pastor.

J.M.J.CH. 10 de mayo, 2020

 

5º domingo de Pascua – Domingo del Buen Pastor

 

 

JESÚS CAMINO, VERDAD Y VIDA

 

Señor, muéstranos al Padre y nos basta (Jn 14, 1-12)

 

 

Marista de Champagnat:

 

Cordial saludo con los mejores deseos en su vida.

 

Continuamos nuestro itinerario de Pascua en este quinto domingo y la palabra del Evangelio de Juan 14, 1-12[1], ilumina nuestra experiencia cotidiana marcada por la pandemia ocasionada por el COVID-19.

 

El contexto del Evangelio de este domingo es el discurso de despedida después de la cena en el evangelio de Juan. En el capítulo 13 el centro es Jesús. Termina con la despedida, diciendo: a donde yo voy ustedes no pueden venir. En este capítulo 14 el centro es el Padre. El ambiente es de profunda inquietud y zozobra. 

 

Aunque Juan pone en boca de Jesús todo el discurso, en realidad se trata de reflexiones de la comunidad a través de muchos años de vivencia cristiana. Se percibe la dificultad que tiene la comunidad de expresar su experiencia. Esta vivencia pascual está anclada en la presencia viva de Jesús, del Espíritu y del Padre, formando una realidad que les acompaña y transforma. 

2020 Tarjeta 5º domingo d-e Pascua -2

Todo el lenguaje es mítico-simbólico. Me voy, me quedo, vuelvo, no se puede entender literalmente. Esta teología es clave para entender la marcha de Jesús y a la vez, su permanencia. Aunque la formulación es mítica, el mensaje sigue siendo válido. Hoy tendríamos que decir que la meta de todo está en Dios. Esa identificación con Dios es la que tenemos que descubrir y vivirla ya aquí. En Jesús, Dios ha manifestado su proyecto para el hombre, que se tiene que realizar en cada uno.

 

YO SOY CAMINO. YO SOY VERDAD. YO SOY VIDA.

 

Jesús es CAMINO, que empieza y termina en Dios. Desde Dios hasta Dios no puede haber ningún trecho. Jesús es, como todo ser humano, un proyecto ya realizado, porque recorrió el camino que le llevó a la plenitud humana. Ese camino es el amor total que abarca toda su vida. Los que le siguen deben recorrer también ese camino, es decir, ir de Dios que es su origen hasta Dios que es la meta.

 

Yo soy VERDAD, es decir soy lo que tengo que ser. No se trata de la verdad lógica sino de la verdad ontológica que hace referencia al ser. Jesús es auténtico, hace presente a Dios, que es su verdadero ser. Es lo que tiene que ser. Si descubro y vivo que Dios está identificado conmigo, ya lo soy todo.

 

Yo soy VIDA, es decir, lo esencial de mi ser está en la energía (Dios) que hace que sea lo que soy. Está hablando de la misma Vida que es Dios, que se le ha comunicado a él y que se nos comunica a nosotros. De la misma manera que no podemos encontrar la vida biológica independientemente de un ser que la posea, así no podemos encontrarnos con un Dios ahí fuera separado de un ser que lo manifieste.

 

JESÚS descubrió el camino que le llevó a su CENTRO.
Ese CENTRO fue su VERDAD y allí encontró la VIDA,
la misma VIDA de DIOS que se le comunica.
MARISTA, encuentra tu propio CAMINO,
que te lleve también al mismo CENTRO.
En él encontrarás VERDAD, que dará VIDA.

 

Fraternalmente,

Hipólito Pérez, fms

Provincial

Maristas América Central

 


 


 

[1] cf. Comentario al Evangelio Jn, 14, 1-12. Fray Marcos. Enlace para poder leer el comentario completo. https://www.feadulta.com/es/comentcol2.html.