Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

Inicio Facebook Logo instagram-1 Contáctenos

 FIESTA DE SAN MARCELINO CHAMPAGNAT

 

 

Saludo del H. Hipólito Pérez a la Familia Marista 

 

de la Provincia de América Central

 

  

 

¡TÚ LO SABES, DIOS MÍO![1]

 

“La relación que Marcelino tenía con Dios, junto con la conciencia de sus limitaciones, explica su ilimitada confianza en Él. Con humildad, veía que Dios actuaba, y por eso obraba con valentía y compromiso”

 

 (Agua de la Roca, 17)

 

 

 

J.M.J.CH. 06 de junio, 2020

 

 

 

Estimada Familia Marista:

 

 

 

Un saludo fraterno lleno de alegría y esperanza para cada uno de ustedes, sus familias y comunidades. Espero y confío que se encuentren bien de ánimo y salud, cuidándose y cuidando a todos nuestros seres queridos y amigos.

 

 

 

Hoy es un día muy significativo para todos los que nos sentimos identificados con la vida, espíritu y obra de nuestro Padre y Fundador; a la vez que comprometidos en continuar su carisma, intuiciones y misión. ¡Gracias por ser parte de esta gran familia!

 

 

 

Este año, a causa de la pandemia mundial del COVID-19, celebraremos de manera diferente esta fiesta, en donde echaremos de menos a nuestros niños y jóvenes que llenaban de gozo todos los rincones de nuestros centros educativos y espacios de misión; también todas las actividades culturales, deportivas y religiosas que preparábamos con creatividad e ilusión. La celebración será más familiar e íntima, desde las diversas iniciativas en las redes sociales, pero vivida con gozo y plenitud.

 

FRUTOS Y RAÍCES

 

 

La imagen del Padre Champagnat que le invito a contemplar no es la habitual con la que solemos asociar a San Marcelino, siempre rodeado de niños y jóvenes. En esta ocasión, se encuentra en una actitud orante, interior, confiado en las manos de Dios. 

 


 

Los niños y jóvenes por los que él se desvivió, son los frutos de su experiencia interior - las raíces y el fundamento de todo su vivir y actuar –. La frase que muchas veces proclamaron sus labios: ¡Tú lo sabes, Dios mío!, es expresión de su profunda experiencia de Dios y hondura espiritual. 

 


 

En este tiempo complejo que estamos viviendo, esta actitud, nos puede ayudar a retomar lo esencial en nuestras vidas, animarnos en nuestra esperanza y recuperar el auténtico sentido de todo lo que vivimos y realizamos.

 


 

CRISIS COMO OPORTUNIDAD[2]

 

El Padre Champagnat es hijo de revoluciones, crisis y de grandes cambios. Podemos inspirarnos en su vida para salir adelante y dar respuestas audaces y creativas en este momento de oscuridad. Su apertura a los signos de los tiempos, su corazón compasivo y su confianza en Dios, fraguaron todas las dificultades en oportunidades. En la misma historia de nuestro Instituto o de la Provincia, aprendemos que de los momentos más difíciles ha surgido vida y vida en abundancia.

 


 

FORZAR LA AURORA A NACER[3]

 

“Ojalá que también nosotros, al escrutar los signos de los tiempos, podamos decir: la noche está terminando, porque el sol está ya inundando el horizonte” (Mons. Tonino Bello).

 

Aún en medio de la oscuridad propia de la noche, creemos en que un nuevo día se está avecinando y exige acción: hay que forzar, empujar a esa aurora para que nazca. Estamos al alba de una nueva época, una nueva conciencia que reclama creatividad, imaginación, novedad, juntar manos y esfuerzos. Una nueva manera de percibir, sentir y actuar.

 

Hay que empujar juntos para que ese enorme cambio cultural que deseamos y que el Espíritu está promoviendo, pueda seguir avanzando. Es posible vivir de un modo distinto en este mundo, más humanos, solidarios y fraternos.

 


 

El Padre Champagnat y sus primeros hermanos fueron forjadores de una nueva aurora, su proyecto de “dar a conocer y amar a Jesús” continúa vivo en cada uno de nosotros, después de 200 años.

 


 

Que esta celebración de San Marcelino, sea para cada uno de nosotros, desde la serenidad, en estos momentos de confinamiento, oportunidad para recuperar lo esencial en nuestras vidas y forzar la aurora a nacer de una nueva época para la vida y misión marista.

 


 

¡FELIZ CELEBRACIÓN PARA TODOS!
Con aprecio,

 

Hipólito Pérez, fms

 

Provincial

 

Maristas América Central

 


 


 

[1] cf. Borrador de carta a Mr. Jean-François Preynat, 3 de diciembre de 1836. (Cartas, 73b.) 

 

 

 

[2] cf. Papa Francisco. https://www.vidanuevadigital.com/2020/06/05/francisco-las-crisis-son-oportunidad-cuando-las-raices-necesitan-espacio-la-maceta-acaba-por-romperse-papa-educacion-scholas-occurrentes/

 

[3] cf. Forzar la aurora a nacer. Artículo del H. Emili Turú. Abril, 2020


maristasMARISTAS online